Cómo solucionar los problemas con la hermana de mi novio

En ocasiones una relación puede atravesar problemas debidos a terceras personas, como por ejemplo un familiar de nuestro novio. Si los problemas vienen causados por su hermana, deberemos ser particularmente cuidadosos. La relación entre dos hermanos siempre es estrecha y muy especial, y cualquier malentendido -especialmente al inicio de la relación- puede tener consecuencias para siempre.

Qué hacer para solucionar los problemas con la hermana de mi novio

problemas con la hermana del novio
Lo primero que debemos hacer es estar seguros de cuál es el origen de los problemas. Tal vez la hermana de nuestro novio es particularmente sobreprotectora y tiene miedo de que su hermano pueda sufrir como ha sufrido antes, o tal vez sufre de celos hacia ti por haberle “robado” a alguien tan importante. También puede suceder que esté siendo manipulada por otra persona, o quizá es simplemente malintencionada. En ocasiones todo se debe a un malentendido.
La mejor manera de saber qué está pasando realmente es hablar con la otra persona, intentar encontrar una solución dialogada. En muchas ocasiones todo puede deberse a un malentendido que se puede resolver en una tarde tomando un café. Si esa opción no es posible y queremos saber qué está pasando, siempre podemos utilizar un talismán de reconciliación para que nos ayude a encauzar la situación. Si nada de esto funciona yo suelo recurrir a las cartas y dejar que el tarot nos diga cuál es el problema.Cómo hacer un talismán para solucionar los problemas con la hermana de mi novio

Durante una noche de luna creciente (símbolo de renacimiento y nuevas oportunidades) trenzaremos dos rosas de tallo largo, teniendo cuidado de que las espinas no se claven una en el tallo de la otra y las dejaremos junto a la ventana para que les dé la luz de la luna, sobre un paño totalmente limpio. A la mañana siguiente recogeremos todos los pétalos de las rosas  y los meteremos en la tierra de una maceta de una planta de interior (vale cualquier planta salvo los cactus). Regalaremos esta planta a la hermana de nuestro novio para que la tenga, preferiblemente en la habitación donde duerma. Si no es posible, bastará con que la planta esté en una sala donde ella pase mucho tiempo.Resultado
Con este talismán conseguiremos que la planta, llena de la energía de nuestro amor proyectado en los pétalos y absorbido por las raíces de la planta, libere dicha energía sobre la hermana de nuestro novio, ayudándole a comprender que no suponemos ninguna amenaza para su hermano. Por supuesto este talismán sólo será útil si la hermana de nuestro novio no tiene mala fe ni ánimo de dañarnos, en cuyo caso deberíamos saber exactamente en qué consiste el problema y pensar más en un amuleto de protección.Mi experiencia
Hace unos años acudió a mi consulta una chica a la que la hermana de su novio le estaba haciendo la vida imposible, se pasaba el día hablando mal de ella a su novio y a toda la familia. Constantemente intentaba sembrar dudas sobre su fidelidad y cuando estaba con ella, siempre era fría y distante. Tras realizar una sesión de tarot, pude ver que había algo en el pasado de aquella chica que le hacía daño y la obligaba a actuar así. Le recomendé que realizara el talismán y que consiguiera que estuviese cerca de esa chica al menos tres semanas. Un mes después, durante una boda familiar, la chica a la que atendí decidió acercarse a la hermana de su novio en un momento que estaba sola y le preguntó “por qué me haces daño?” la hermana, tal vez por la sorpresa de la pregunta o por la ocasión tan especial en la que se encontraban primero le dijo “no lo se” y unos pocos segundos después le confesó, con los ojos enrojecidos, que hacía cinco años que le había dejado su novio y no había vuelto a ser feliz realmente y que ver ese brillo en los ojos que ella ya había olvidado en su hermano y en ella le mataba de envidia.
En ese instante todo quedó resuelto y ambas se dieron cuenta de que era una ocasión perfecta para empezar de cero, se abrazaron y ambas se pusieron a llorar, al verse cada una liberada del peso que llevaba dentro. Hoy en día son grandes amigas. Lo se porque desde entonces ninguna de las dos ha dejado de pedirme consejo en sus problemas cotidianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *