Consulta de tarot online. Quiero un endulzamiento para mi esposo

Me cuesta confiar en mi marido

No confio en mi esposo. Quiero  un endulzamiento para mi esposo

No confio en mi esposo. Quiero un endulzamiento para mi esposo

Hace no mucho atendí a una amiga en mi consulta de tarot online que me decía: -Paloma, estoy muy preocupada por el cambio de actitud que tiene mi esposo conmigo desde que va a un nuevo gimnasio. Ya no confío en mi esposo como antes. Quiero un endulzamiento para mi esposo.- Aquí os dejo el resto de la historia y cómo di solución a su problema.

Quiero un endulzamiento para mi esposo

“Hola, Paloma. Hace seis meses que la relación con mi esposo ha cambiado por completo. Necesito un Quiero un endulzamiento para mi esposo y un hechizo de magia blanca puede ayudarme. Fue cuando cerraron el gimnasio al que él llevaba años yendo de dos a tres días por semana, y entonces tuvo que cambiar a otro que está un poco más lejos de casa pero del que le habían hablado muy bien dos compañeros de trabajo.

Al poco de empezar a ir a este nuevo gimnasio, ya me di cuenta de porqué sus compañeros de la empresa se lo habían recomendado tan encarecidamente. Si tuviera un endulzamiento para mi esposo, sería feliz. El gimnasio está al lado de un colegio y por las tardes después de terminar las clases unas cuantas profesoras acuden a diversas actividades en este gimnasio. La mayoría son de una edad parecida a la nuestra o incluso algo más jóvenes. El caso es que mi esposo tiene un horario de trabajo similar al del colegio, y aprovecha a ir precisamente a la misma hora que van ellas. Con la diferencia de que ahora en lugar de dos o tres días a la semana, ha decidido acudir a diario.

A mí esto no me hizo en principio sospechar nada, hasta que una buena amiga mía, me comentó un día que había visto a mi esposo en el gimnasio al que ella acudía, y quería ponerme sobre aviso ya que había visto cómo mi esposo cada día procuraba buscar las máquinas que siempre le situaran al lado de una de las profesoras de ese colegio que era muy guapa. Me contó que todos los días les veía conversar a los dos solos mientras estaban haciendo ejercicios, y que a menudo se tomaban algo a la salida en el bar del gimnasio, de nuevo sin estar acompañados de nadie más.

Esto ya me hizo sospechar de la situación, y más cuando últimamente él ya no parece sentir la misma atracción por mí que antes, porque ya no noto que me busque tan a menudo como lo hacía antes. Estaba claro que necesitaba un hechizo de amor. Y lo peor de todo, que le he preguntado qué tal con la gente del gimnasio, y nunca me ha hablado de ella, me dice que suele estar siempre con el par de amigos del trabajo que le recomendaron este gimnasio, y que a menudo queda con ellos para tomarse algo a la salida. Después de contarme esto, estoy perdiendo la confianza en él, porque pienso que si me está mintiendo tiene que ser por algo.”

Alejar las malas influencias con un endulzamiento para mi esposo

Para comenzar en el caso de esta amiga le recomendé realizar una lectura de tarot que nos desvelara los verdaderos sentimientos de su esposo, y las cartas nos mostraron que sí que el vínculo de pareja había sufrido con el tiempo cierto desgaste y que debido a eso la novedad de ver que otra chica que además de atraerle por su belleza, se interesaba por sus cosas, le había hecho sentir tan bien que estaba empezando a sentirse atraído por ella e intentar conocerla más. Preparé el endulzamiento para su esposo, pero también pude ver en las cartas que el profundo amor que siempre había sentido por su esposa seguía aún latente y que si potenciábamos eso, probablemente las aguas volverían de nuevo a su cauce.

Así lo hice, proponiéndole que realizásemos antes de nada un hechizo de alejamiento para que esa mujer dejara de interesarse por el esposo de nuestra amiga. Y seguidamente un ritual abrecaminos para que se volviese a reavivar el vínculo de la pareja que parecía adormecido, reforzándolo a su vez con un ritual de sueño que hiciese que su esposo volviera a mirarla con la misma atracción de siempre.

Poco tiempo después nuestra amiga contactó para darme las gracias por haber conseguido que su esposo volviera a tener ojos sólo para ella, incluso había vuelto a su rutina de solamente dos o tres tardes a la semana al gimnasio, porque el resto del tiempo prefería pasarlo con ella. La atracción había vuelto encandilarle y llevarle hacia nuestra amiga de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *