Creo que mi esposo tiene una amante

¿Qué hacer si tu marido es infiel?

Hace poco recibí en mi consulta de tarot online un mensaje que se repite con mucha frecuencia, una mujer había descubierto que su esposo tenía una amante y necesitaba un hechizo de magia blanca para recuperarlo, este es el caso:

Consulta sobre marido infiel

“Hola Paloma. Hace una semana descubrí que mi esposo tiene una amante. No sabía qué hacer ni a quien acudir, he encontrado en internet un artículo en el que explicas cómo actuar cuando una mujer descubre que su esposo tiene una amante y me he visto totalmente reflejada. Necesito tu ayuda, necesito un hechizo de magia blanca capaz de hacer que él deje a esa mujer y que volvamos a ser la pareja feliz que éramos, puedes ayudarme? qué me aconsejas?”

Enseguida me puse en contacto con esta amiga. La suya era una historia tan vieja como el mundo: todo parecía ir bien entre los dos, ella no había notado nada particularmente preocupante pero había un problema muy serio que requería ser tratado. Le propuse realizar una lectura de tarot para ver qué estaba pasando y cómo debía actuar, me pidió que la hiciese cuanto antes.

Lectura de cartas sobre infidelidad

Esa misma noche realicé la lectura y pude ver que la relación entre ellos dos no estaba rota. Él la seguía queriendo y esa otra mujer no significaba nada en su corazón. Su infidelidad no era fruto de una crisis de pareja sino de una insatisfacción producida por una crisis existencial. La edad le había jugado una mala pasada a ese hombre y pensaba que acostándose con una mujer más joven se sentiría mejor.

Lo cierto es que no era así, su relación sexual no le aportaba gran cosa. Eran momentos de placer puntual vacíos de cualquier significado y si seguía quedando con ella era solo porque no era capaz de ver todo lo que tenía junto a su mujer y todo lo que podía perder.

Hechizo de amor para alejar amante

Le recomendé a mi amiga que realizara un hechizo de amor con miel, de esa forma potenciaría los sentimientos de su esposo por ella y se daría cuenta de la estupidez que estaba cometiendo. Esa misma noche ella me pidió todas las aclaraciones necesarias para poder realizar el ritual cuanto antes.

Al día siguiente me escribió para comentarme que lo había realizado y que quedaba a la espera.

Un mes después volví a recibir un mensaje suyo, en el que me dijo que hacía unos días su esposo se había sincerado con ella. Sin necesidad de que ella dijese nada, le había contado lo que había pasado, que se arrepentía de haber cometido ese error. Ahora comprendía que la felicidad no estaba fuera de su casa y que sólo esperaba que ella supiese perdonarlo. Aquello era un nuevo comienzo para una relación que de otra manera podía haber terminado muy mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *