La luna y su fuerza esotérica

Se sabe desde tiempos inmemoriales la gran influencia de la luna en la vida del ser humano. Todo es controlado por la magia irradiante de sus ciclos. El gran satélite puede condicionar incluso los estados de ánimo. Por ese motivo, en el mundo de las pasiones, amor y desamor tiene mucho que decir. En los hechizos con azúcar es de gran importancia para potenciarlos al máximo.
Tradicionalmente, se ha ligado la luna llena con el romanticismo. Muchas son las obras de arte que incluyen este satélite en estado pleno como fondo de una historia de pasión. Estos artistas no se equivocaban. Vamos a tratar de comprender qué relación hay entre todo esto y el mundo de esoterismo.

¿Cuál es la influencia de la luna sobre el mundo de las pasiones?

Para descifrar este gran enigma, vamos a hacer alusión a los diferentes ciclos de nuestro querido satélite. Cada momento, va a ser crucial en el devenir de los acontecimientos vitales de los seres humanos. Estate muy atento a todo lo que te vamos a contar.

La plenitud de la luna llena.

En este momento, nos encontramos al astro lleno de luz. Ésta impregna la tierra entera de una fuerza indómita. Es el momento propicio, para hacer rituales de fecundidad y de amor. Esta plenitud conduce al ideal de lo completo, de lo perfecto, de lo solucionable… Confía en el poder de la luna llena para reencauzar tu vida. Atrévete a encontrar lo que estás buscando.

1. La regeneración de la luna nueva.

Estamos en el punto contrario. El gran astro desaparece antes nuestros ojos, para volver a nacer al día siguiente. Esto tiene una clara simbología: es el momento idóneo de volver a plantearse esa relación de pareja.
Ante la influencia de la luna nueva, el hombre calma sus sentidos y se toma fuerzas. Es un buen momento para realizar rituales de sanación espiritual.

2. El volver al nacer de la luna en cuarto creciente.

Estamos en el tiempo perfecto para plantear rituales de amor, relacionados con una nueva persona que ha aparecido en nuestra vida. No podemos desaprovechar estos momentos de crecimiento del satélite.
La intensidad con que se va completando nos indica que hemos de actuar con celeridad, pero con buen criterio. Es el mejor momento para empezar con fuerza esa relación que tanto tememos.

3. El agostamiento de la luna en cuarto creciente.

Con este final del ciclo lunar, no se recomienda realizar rituales. Es un momento de tranquilidad y sosiego. Podemos aprovecharlo para observar a nuestra pareja y concienciarnos de aquello que puede estar cambiando en nuestra relación.
Con la luna llena, volveremos a intentar reforzar lo que el tiempo se llevo.

Como podemos observar, en el ciclo lunar, está marcado por la perfección de la esfera. Partimos de un punto que avanza hacia el eterno retorno. Hemos de saber en qué momento hemos de actuar y echar manos de los rituales lunares.
Cualquier momento es bueno para observar a nuestra pareja o a nuestro amigo/a deseada. Atreveos a conocer mucho más de ellos. Después la luna nos marcará los tiempos idóneos para realizar los diferentes ritos. No dejes nunca de mirar el cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *