Magia blanca para enamorar a una capricornio

Hechizo de amor para una mujer prudente

Magia blanca para enamorar a una capricornio

Magia blanca para enamorar a una capricornio

Las mujeres capricornio son muy disciplinadas y prudentes, rara vez pierden el control o se dejan llevar por sus sentimientos, eso hace que en el amor a veces les cueste entregarse y puede parecer que tienen poco interés, lo veo a menudo en mi consulta de tarot online. Cuando alguien me pregunta cómo hacer un hechizo de magia blanca para enamorar a una capricornio siempre recomiendo un hechizo de amor con azúcar o un hechizo para que te busque. Los hechizos de magia blanca con azúcar potencian los sentimientos de amor y ayudan a avanzar, impidiendo que los recelos bloqueen una relación.

Este es el caso de un amigo que acudió a mi consulta hace un tiempo porque necesitaba que una capricornio se implicase más en su relación.

Enamorar a una compañera de trabajo

“Tengo una compañera de trabajo capricornio por la que me siento atraído desde que la conocí. Hace unos meses tuvimos un encuentro sexual y desde entonces hemos quedado dos veces más. Yo me muero de ganas por tener algo más con ella y tengo la sensación de que ella también tiene interés por mi, pero las pocas veces que he mencionado el tema ha sido muy evasiva. En el trabajo me trata con mucha corrección y distancia, nunca tiene el más mínimo detalle aunque cuando estamos juntos es muy dulce y cariñosa. Cómo puedo hacer un hechizo de magia blanca para enamorar a esta mujer?”

Me puse en contacto con este amigo y charlamos un rato. Lo más adecuado era realizar una lectura de tarot sobre los sentimientos de esa mujer para saber qué es lo que podía esperar de esa relación y cómo conseguir que ella se decidiese a dar un paso adelante.

Lectura de cartas sobre una capricornio

Realicé la lectura de cartas esa misma noche, ví que efectivamente había un vínculo afectivo entre ellos, bastante fuerte en realidad, mucho más de lo que su relación mostraba. Esa capricornio tenía sentimientos profundos por él pero su ética de trabajo y su prudencia le impedían avanzar, no porque no hubiera sentimientos, sino porque no quería poner en riesgo su carrera. En su empresa no había una política de parejas que les impidiese estar juntos pero temía que pudiese repercutir de alguna manera o que alguien terminase por tener alguna opinión al respecto.

Se lo comenté a mi amigo y dijo que aquello no era un problema. Él llevaba tiempo recibiendo ofertas de una empresa de la competencia donde sabía que estaría bien pero no se había cambiado por comodidad. Si ese era el problema estaba dispuesto a hacer el sacrificio. Para potenciar su vínculo le recomendé realizar un hechizo de amor con azúcar, de esa manera ella perdería el miedo a avanzar y su relación sería más fluida.

Dos meses después mi amigo me escribió para decirme que dejó su trabajo y esa misma noche hizo el ritual. Tres días después le organizaron una cena de despedida en la que estaba su amiga. Esa noche terminaron juntos en su casa y a la mañana siguiente, cuando él le propuso avanzar en su relación ella le dijo que estaba de acuerdo. En realidad se moría de ganas pero necesitaba apartar su prudencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *