Mi marido se ha enamorado de su jefa

Qué hacer si tu marido puede ser infiel

Cómo saber si mi marido me es infiel

Entre las consultas llegadas a mi tarot online se encontraba la de una amiga cuya historia es la siguiente.

Mi mujer se ha enamorado de su jefeTras veinte años de casada, esta amiga ha descubierto que su marido está teniendo aventuras con otras mujeres desde hace unos meses. Todo ha comenzado a raíz de un cambio en el trabajo de él que le obliga a hacer viajes de empresa cada cierto tiempo, lo que él aprovecha para organizar citas con mujeres del lugar al que viaja. Nuestra amiga  me contó que supo de este comportamiento al avisarla una amiga que, casualmente, coincidió en el mismo restaurante donde él se encontraba cenando con otra mujer en una situación que no dejaba dudas de que había bastante intimidad entre los dos. Después de esta vez esta amiga comenzó a vigilar a su marido y pudo comprobar que esta misma situación volvía a repetirse en otras dos ocasiones y siempre con mujeres distintas.

Cómo evitar situaciones de infidelidad

Contacté con esta amiga y me sobrecogió lo angustiada que se encontraba, ya que amaba profundamente a su marido y no comprendía cómo él estaba actuando de esta manera. Tras una larga conversación en la que me explicó con más detalles otros aspectos de su vida, pude constatar que eran una pareja aparentemente enamorada y pasé a realizar una lectura de tarot, que arrojase más luz sobre el problema.

Quedé bastante sorprendida tras la lectura de cartas, porque, efectivamente, el marido también parecía estar sinceramente enamorado de su esposa, por lo que parecía contradictoria esta serie de infidelidades. Sin embargo el tarot aclaró los motivos por el que el marido engaña a su mujer con otras mujeres: Desde hacía unos meses su esposa se había matriculado en un gimnasio por las mañanas y esto había provocado un estado de celos que el marido no había sabido gestionar de otro modo que “castigando” así a su esposa como reacción al miedo que sentía a que otros hombres pudieran “fijarse en ella” (ya que era bastante atractiva).

Tras explicarle esta visión a mi amiga, realicé un hechizo de amor con azúcar para evitar una infidelidad, con el que se pondría fin a estas infidelidades que no tenían ningún sentido y que podían acabar por arruinar la unión y la felicidad de esta pareja.

Después de unos días contacté con mi amiga y me contó que no había contado a su marido nada de todo lo que sabía, pero que le había propuesto que se apuntara también al gimnasio y así podían ir juntos por las tardes, y luego aprovechar para tomar algo juntos. El marido aceptó la propuesta y después de asistir en varias ocasiones al gimnasio comprobó que su esposa no prestaba ningún tipo de atención a los cuerpos esculturales de otros hombres, sino que parecía divertirse con la complicidad que los dos tenían.

Como podéis imaginar, tras una lectura comprobé que las infidelidades habían llegado a su fin y nuestra amiga vive de nuevo feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *