Mi marido tiene una relación con una alumna

Mi esposo mantiene una relación con una chica más joven

Mi marido tiene una relación con una alumnaUna amiga se ponía en contacto a través de mi tarot online, y me hacía partícipe de su situación: Paloma, mi marido está manteniendo una relación con una alumna y temo que eso acabe con nuestro matrimonio. Seguramente os interese saber cómo ocurrió esta difícil historia y cómo logramos ponerle solución.

“Hola, Paloma. Hace varios días que he conocido que mi marido está manteniendo una relación con una alumna y no sé cómo afrontarlo. Mi esposo es profesor de universidad y es el encargado de llevar la tesis de esa chica, por lo que parece lógico que ambos tengan una relación relativamente cercana. Sin embargo, un familiar que también trabaja en la misma universidad, me ha puesto sobre aviso al haberse percatado de que entre mi esposo y su alumna estaba sucediendo algo. Concretamente, esta persona los vio despedirse con una caricia y un beso en los labios. No sé hasta dónde han llegado en esa relación, pero no quiero perder a mi marido y necesito tu consejo y tu ayuda.”

Indicios de infidelidad. Cómo recuperar a la pareja

Sin duda entre el marido de esta amiga y su alumna había una relación más íntima que la de un profesor con una estudiante. A través de una lectura de tarot, nos aseguraríamos de cómo de seria era esa relación y cómo debíamos atajarla. Las cartas mostraron que la alumna estaba encandilada por el profesor, cosa bastante más habitual de lo que creemos. Además, mi amiga me confirmó que su marido era bastante atractivo y aún relativamente joven. Sin embargo, ella nunca hubiera pensado que era el típico maduro que pierde los papeles por una chica bastante más joven. El tarot mostró que la relación había comenzado hacía muy poco tiempo, y que había dado lugar después de saber él de la difícil situación familiar y económica de la alumna, lo que había despertado su lado más protector, y esto había llevado a que la chica se dejara cuidar por alguien que parecía sincero en sus intenciones. Sin embargo, claramente el marido no estaba enamorado de la chica, aunque la chica sí que lo estaba de él. De momento, sólo había ocurrido unos cuantos besos propiciados por la chica y mal gestionados por parte del marido. Decidí entonces realizar un ritual de alejamiento, con el que romper el interés mutuo hasta alejarlos finalmente. También realicé un hechizo de magia blanca con azúcar para recuperar la relación, ya que esta situación había podido darse porque el matrimonio no estaba lo suficientemente compenetrado como para mantenerse a salvo de un episodio como el que sucedió. Diez días después, a mi amiga le comentó la misma persona que la puso sobre aviso que su marido ya no estaba llevando a tesis de la chica. Además, mi amiga me llamó a la semana siguiente para contarme que su marido ha cambiado totalmente, está más cariñoso y no para de decirle que es muy feliz con ella y cuánto la quiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *