Mi mujer se ha enamorado de su jefe

Un ritual de magia blanca puede ayudarte con una posible infidelidad

¿Cómo sé si mi esposa me es infiel?

Entre todas las consultas que me llegan a mi tarot online había una de amigo que se sentía desesperado al  enterarse que su mujer estaba manteniendo una relación en su puesto de trabajo con su jefe. Os cuento lo que me contaba  este amigo:

infidelidad de mi mujer enamorada de su jefeDesde hacía tres años que se habían casado ella nunca había trabajado fuera de casa, pero recientemente había comenzado a trabajar como comercial en una agencia de seguros. Al principio de comenzar en este trabajo ella se vestía de manera bastante formal, elegante pero discreta, pero desde hacía unos meses había comenzado a dar un giro en su indumentaria. Usaba más perfume que antes, vestía de forma más sexy, iba dos veces en semana a la peluquería y cuando nuestro amigo le comentaba ese cambio ella sólo le contestaba que le gustaba arreglarse y que todas las mujeres de la oficina se arreglaban de esa manera y ella no quería sentirse menos. Pero el marido sabía que algo estaba pasando y por eso me pidió que le ayudase, porque estaba convencido de que no quería perder a su mujer y si no hacía algo esto acabaría por ocurrir.

Cómo evitar una situación de infidelidad

Contacté enseguida con este amigo y me explicó con más detalle todas las cuestiones que yo necesitaba saber para ver si era aconsejable realizar una lectura de tarot,  y después de intercambiar impresiones convine en que sí. Efectivamente al hacer la lectura supe que la esposa de este amigo se estaba dejando seducir por los halagos y la atención que le dedicaba su jefe, así que era necesario tomar medias lo antes posible para salvar la situación. Comencé realizando un hechizo de magia blanca con azúcar para evitar una infidelidad, con el que la esposa se convencería de que el flirteo con su jefe no le llevaba a ninguna parte, todo lo más a poner en peligro su matrimonio que hasta ahora le había hecho muy feliz,  al mismo tiempo que realicé un ritual de alejamiento para que el jefe también perdiese el interés en seguir con este juego tan peligroso para el matrimonio de los afectados.

Después de unos días contacté con mi amigo y me contó emocionado que su esposa estaba de nuevo centrada en su matrimonio, que la veía feliz y se mostraba tierna y cariñosa con él. Él se había dado cuenta que tenía que prestarle más atención y decirle cada día cuánto le gustaba ella, y cuánto la deseaba. Sabía que tendría que volver a ser el novio enamorado que organizaba veladas románticas, ya que había sido esta falta de entusiasmo y la rutina la que habían fomentado que su esposa buscase el reconocimiento en el otro hombre, y no que se hubiese desenamorado de su marido.

Como veis, a veces es sólo cuestión de un pequeño empujoncito lo que necesita una pareja para reconducir su relación ante una situación que la hace peligrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *