Mi pareja se está distanciando de mí

Temo que quiera dejarme

En una pareja resulta normal que haya momentos de altibajos, a veces, como consecuencia de algún problema que ni siquiera tiene que ver con la pareja en sí. Las preocupaciones, en general, pueden llevarnos a estar más ausente en la pareja. Sin embargo, existen ciertos matices que nos hacen tener la certeza de que el distanciamiento tiene que ver con los sentimientos. Una amiga me contaba en mi tarot online pidiéndome un amarre, -Mi pareja se está distanciando de mí y temo que quiera dejarlo-. Os dejo su testimonio y cómo buscamos una solución para este problema.

“Querida Paloma, me preocupa muchísimo que mi relación pueda romperse. Mi pareja se está distanciando de mí y temo que quiera dejarlo. Llevamos dos años y medio juntos y es la primera vez que tengo esta sensación de que lo nuestro se está enfriando. No sé si el miedo a perder al hombre de mi vida me hace actuar con torpeza y pueda estropear aún más la situación. No sé qué hacer para sentir que él vuelve a mí como lo ha estado antes. Ya no siento esa calidez con la que me miraba o abrazada. Por favor, ayúdame a recuperar la magia que envolvía mi relación y que me hacía sentir feliz y segura

Recuperar la magia del amor

El paso del tiempo puede hacer que nos vayamos relajando demasiado en nuestra relación hasta sentir que no queda nada de aquella magia del comienzo que nos hacía sentir tan especiales. Siempre recomiendo que de vez en cuando nos paremos a analizar si cuidamos esos pequeños detalles que sirven para mantener esa llamita encendida a pesar del tiempo. Cuando contacté con esta amiga estuvimos conversando sobre esto mismo, y ella me aseguraba que hasta ese momento siempre había sentido que los dos se esmeraban en los pequeños detalles que tanto significaban. Definitivamente, le aconsejé comenzar realizando una lectura de tarot, para conseguir saber a qué sentimientos o a qué dificultades nos enfrentábamos. El tarot mostraba que su pareja seguía queriéndola, pero que se hallaba inmerso en una crisis y no era capaz de saber hasta qué punto ella era la mujer de su vida. Decidí entonces, a petición de mi amiga, realizar un ritual de sueño, para que la imagen de mi amiga estuviese muy presente en cada momento del día y de la noche de su novio. Además, para potenciar la sensación de bienestar ante estos pensamientos, realicé un ritual de endulzamiento. Decidimos volver a contactar durante el transcurso de unas semanas y finalmente mi amiga me confirmó que su chico había recobrado la calidez y el brillo de antaño, y que incluso ahora parecía más ilusionado y feliz, totalmente volcado en la relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *