Necesito que mi novio dé el paso

Quiero que me pida matrimonio

Necesito que mi novio dé el pasoOs hago llegar, a petición propia, el caso de una amiga que necesitaba que su relación avanzara en el compromiso de la pareja y por eso me pedía ayuda en ese sentido a través de mi tarot online. Decía así: -Paloma, necesito que mi novio dé el paso y me pida que contraigamos matrimonio-. Veamos cómo nos contaba su historia con más detenimiento.

“Hola, Paloma. Mi novio y yo llevamos más de cuatro años de relación. Durante todo este tiempo que llevamos juntos, he sido la mujer más dichosa del mundo. Sin embargo, hace cosa de un año que todas mis amigas comenzaron a casarse o a poner fecha de boda en sus relaciones y yo compruebo que la mía con mi novio no avanza ni evoluciona en ese sentido. Mi chico nunca habla del futuro, no hace planes para que tengamos una casa, hijos o todas esas cosas que las parejas se plantean hacer juntas tarde o temprano. En ese sentido no sé si pensar si es cuestión de inmadurez o de si, realmente, mi novio no siente que esté ante esa mujer con la que pasar el resto de su vida y elaborar un proyecto vital común. Cada vez que alguna amiga o alguien conocido me comenta los planes con sus parejas me deprimo terriblemente y me siento fatal, por eso necesito que mi novio dé un paso adelante en nuestra relación y me demuestre que desea un compromiso más serio; necesito que me pida matrimonio.”

Comprometerse para que la pareja siga creciendo

El compromiso adquirido por cada uno de los miembros de la pareja tiene mucho que ver con el compromiso vital. Cuando una pareja se estanca suele haber un desfase entre el proyecto personal y el común. Cuando contacté con mi amiga se mostraba bastante preocupada por el futuro de su relación, ya que se había dado cuenta de que, prácticamente, no había proyecto común de futuro en la pareja. Le aconsejé realizar una lectura de tarot, para comprobar los sentimientos y la visión que su novio tenía de la relación. Las cartas mostraron que su pareja era más inmadura en ese sentido y que su ritmo vital era más lento, aunque también dejaba claro que estaba realmente enamorado de ella. Tranquilicé a mi amiga y le propuse realizar un hechizo de magia blanca con miel para reforzar la relación de pareja y así conseguir ajustar ambos ritmos. En poco tiempo mi amiga comprobaría que comenzaban a surgir proyectos futuros más comprometidos, y que los dos, tanto su novio como ella, caminarían en una misma dirección.  Así me lo confirmó semanas más tarde mi amiga. En poco tiempo su relación había dado un giro esencial y habían comenzado a plantearse la necesidad de convivir juntos y comenzar a estudiar la forma de hacerlo. Mi amiga se sentía feliz, aunque aún estaban poniendo sobre la mesa sus preferencias, pero me contaba que hacía mucho que no disfrutaba tanto en esas charlas interminables planeando su vida juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *