Quiero que mi marido sea más cariñoso conmigo

Necesito un hechizo para que sea más detallista

A mi tarot online, llegó el caso de una amiga que me hacía esta petición: -Quiero que mi marido sea más cariñoso y detallista conmigo-. Y es que, a veces, no es suficiente con saber que nuestra pareja nos ama, también necesitamos que nos los demuestren con pequeños gestos, aunque sea de vez en cuando. Así sigue el testimonio de esta amiga.

“Hola Paloma, llevo doce años casada y puedo decir que, en general, no tengo ningún motivo de queja con mi matrimonio. Mi marido es un hombre bueno y trabajador del que me siento orgullosa. Sé que me quiere, porque así lo demuestra el hecho de que nunca nos haya faltado de nada a mí y a nuestros hijos. Todo su esfuerzo ha sido siempre trabajar sin descanso para traerlo todo a casa. Sin embargo, echo de menos que sea cariñoso y detallista conmigo, eso es lo único que necesito para sentirme completamente feliz. Me gustaría, querida Paloma, que me ayudaras a sacar su lado más tierno, porque seguro que un hombre tan bueno debe de tenerlo. Supongo que por su carácter él piensa que eso es algo innecesario o una debilidad, incluso con nuestros hijos nunca ha sido un padre cariñoso, aunque haya estado pendiente de sus necesidades, nunca ha tenido un gesto de cariño o ternura. Espero tu consejo y tu ayuda. ”

Cómo hacer que tu pareja sea más tierna y cariñosa

Evidentemente, del carácter de cada persona va a depender su forma de relacionarse y demostrar los sentimientos. Sin embargo, son muchas las personas que se quejan de que sus parejas no le demuestran ternura ni gestos de cariño. Por más que se pueda estar seguro del amor de la otra persona, la necesidad de esos pequeños gestos puede suponer un auténtico problema para quienes los necesitan. Cuando contacté con esta amiga le propuse realizar un endulzamiento y ver a través de las cartas el alcance de los sentimientos de su esposo hacia ella. Las cartas confirmaron un amor fuerte y protector hacia ella y hacia sus hijos, sin embargo también mostraron a una persona con verdaderos problemas para demostrar sus sentimientos en voz alta o con gestos demasiado evidentes. Sin lugar a dudas, esto era una cuestión de carácter y poco se puede hacer contra eso, sin embargo, le dije a mi amiga que podíamos suavizar un poco su forma de actuar. Para ellos realicé un ritual para abrir caminos seguido de un ritual de endulzamiento. Le aconsejé a mi amiga esperar unas semanas y que me contara luego qué tal había ido todo. Al cabo de ese tiempo mi amiga volvió a contactar conmigo y que contó emocionada que hasta su familia y amigos habían notado sorprendidos el cambio que había dado su marido. Pequeños gestos que nunca habían estado y que, cuando ella menos lo esperaba, surgían de la mirada, de unos brazos o de un comentario al oído. Mi amiga me dijo que sentía que su vida había cambiado por completo, que nunca se había sentido tan especial como se sentía ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *