Quiero saber si él aún me quiere

hechizo de endulzamiento

hechizo de endulzamiento

Cuántas veces se rompe una relación sabiendo que aún amábamos a la otra persona. En ocasiones el tiempo consigue borrar ese sentimiento, pero otras veces ocurre justo lo contrario: el tiempo nos hace ver que esa persona es la adecuada para compartir nuestra vida a su lado. Una amiga hacía esta pregunta en mi tarot online: Paloma, me gustaría saber si él aún me quiere. Y es que, tal y como ella cuenta, el tiempo pasado aumentó su sentimiento de amor por la persona que un día fue su pareja y buscaba un hechizo de magia blanca para recuperarlo.

Me he dado cuenta de que sigo enamorada

“Querida Paloma, me he dado cuenta de que sigo enamorada de mi ex pareja y me gustaría saber si él a aún me quiere. Acabamos nuestra relación hace casi un año y en este tiempo no he hecho más que convencerme de que él es el hombre de mi vida. Ahora mantenemos una relación de amistad, pero a veces siento que él me mira de una forma que me recuerda a los tiempos en que éramos pareja. A veces, entre bromas, me dice que acabaremos juntos cuando seamos viejecitos, y cuando dice esto siento unas ganas terribles de decirle que ojalá fuese en ese mismo momento. No me atrevo a dar el paso, ya que, igual que dice esas cosas en broma, también hace comentarios sobre no volver a estar nunca más con una mujer, porque quedó muy desilusionado del amor. Cuando le oigo decir esto me siento morir. Por favor, Paloma, ayudame a recuperarlo. Haz que me quiera de nuevo como antes y que desee estar conmigo tanto como lo deseo yo.”

Recuperar el amor con un endulzamiento

El tiempo siempre nos muestra el camino que deberíamos seguir, sin embargo, no siempre sabemos cómo llevarlo a cabo. Nada más contactar con esta amiga y comentar su situación, le recomendé realizar una lectura de tarot para descubrir los sentimientos de su exnovio por ella. El tarot nos mostró a un hombre efectivamente desilusionado del amor. Sin embargo, también mostraron que el sentimiento que una vez sintió por ella aún seguía vivo. Él se había resignado a dejar pasar el amor, pero aún no había conseguido dominar del todo ese sentimiento.

Mi amiga se mostró dispuesta a actuar y luchar para que algo en lo que creía, firmemente, no acabase por desaparecer. Me pidió ayuda y le aconsejé realizar un trabajo de endulzamiento. Puesto que él seguía sintiendo algo por ella, trabajaríamos eso. Podríamos decir que él la amaba como en un segundo plano, y sólo tendríamos que hacer que él tuviese conciencia de lo importante que era lo que sentía, y que actuase en consecuencia.

Casi dos semanas después de realizar el trabajo mi amiga se puso en contacto para agradecerme que la hubiese ayudado a salvar el amor que los dos sentían y que de otro modo no hubieran sabido cómo superar aquella separación. Finalmente, él despertó de aquella resignación y fue dándose cuenta, poco a poco, de que sólo era realmente feliz cuando estaba junto a ella. No hizo falta más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *