Significado de El Creador en una lectura de tarot Osho

La carta de la meditación

Cuando aparece la carta de El Creador en una lectura de tarot Osho lo primero que llama la atención es la figura central, un maestro zen en actitud de meditación que ha conseguido activar la energía del fuego y la utiliza para crear, no para destruir.

Esta carta de tarot nos invita a participar en la comprensión adquirida por todos aquellos que han alcanzado la sabiduría, los que han logrado dominar los fuegos de la pasión que impiden que nos centremos en la búsqueda de la verdad pero sin reprimirlos ni permitir que se conviertan en algo dañino. Es uno de los mensajes más positivos que se puede encontrar en una lectura de tarot.

El pensador está tan integrado con todo lo que le rodea que no hay forma de distinguir dónde termina el fuego y comienza él. No existe un mundo interior y un mundo exterior, sólo existe el mundo. Y es lo que nos ofrece, un universo de sabiduría si somos capaces de escuchar su mensaje.

Interpretación de El Creador en una lectura de tarot

Cuando aparece la carta de El Creador en una lectura de tarot es el momento de tomar aire, interrumpir lo que estamos haciendo y pararnos a reflexionar: sobre lo que somos, lo que deseamos y lo que estamos dispuestos a hacer para conseguirlo. Debemos aprender a expresarnos a nosotros mismos, sacar lo que llevamos dentro y comprendernos mejor utilizando todas nuestras capacidades, todo lo que hayamos aprendido a través de la experiencia de la vida.

A veces conseguimos lo que queremos pero no lo que necesitamos. Nos esforzamos por alcanzar unas metas que no son las nuestras, sino las que nos impone el entorno. La carta de el creador es una llamada a descubrir nuestras necesidades interiores y darles cabida en nuestra vida.

No es necesario dejarlo todo para dedicarnos a nuestro yo interior, pero es imprescindible acotar una parcela de nuestra vida para ese propósito. En ocasiones bastan cinco minutos al día pero es fundamental que descubramos qué es lo que necesitamos realmente y qué no. Si miramos con detenimiento las sorpresas pueden ser muy grandes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *