Temo que mi relación se esté enfriando

Tengo miedo de perder a mi pareja

De vez en cuando es conveniente que nos pongamos las pilas y hagamos examen de conciencia sobre el camino al que nos está llevando nuestra vida. Tal vez así, podamos darnos cuenta a tiempo de los errores que aún estamos a tiempo de solucionar. En una de esas consultas que me llegan cada día a mi tarot online, una amiga me decía, muy preocupada, -Paloma, temo que mi relación se esté enfriando-. Veamos el análisis que hacía de su problema y cómo pudimos solucionarlo.

“Hola, Paloma, antes de nada, darte las gracias por poder contar con tu ayuda. Me gustaría contarte mi historia y que la compartas con todas esas personas que te siguen, por si mi caso puede servir de ayuda a alguien más. Comienzo contándote que llevo casi nueve años de matrimonio y, anteriormente, otros tres años más de noviazgo con la misma persona. Casi doce años de vida en común que en mi opinión habían sido bastante satisfactorios. Pero cuál ha sido mi sorpresa cuando mi marido me ha dicho que encuentra muy fría nuestra relación. Y todo fue a raíz de una quedada que hizo con viejos compañeros de estudios y a los que, según él, la vida les había tratado mejor en sus relaciones conyugales. Al parecer, cuando todos los amigos comenzaron a ponerse al día de sus vidas él se sintió bastante cohibido porque pensó que la suya era la menos interesante de todas. No sé cómo afrontar esta situación, ya que nunca he tenido la sensación de que nos faltase nada, pero lo peor es que mi marido está encerrado en sí mismo como esperando que yo haga algo para resolver esta situación. No sé por dónde empezar, Paloma, así que te pido tu ayuda y que me guíes en estos momentos que para mí son tan complicados. Estoy dispuesta a todo para conservar mi matrimonio.”

Reavivar la ilusión en la pareja tras años de relación

No cabe duda de que mantener viva la ilusión por nuestra vida de pareja es un trabajo que no hay que descuidar. A veces nos damos cuenta demasiado tarde y la relación se vuelve irrecuperable. Me puse en contacto con esta amiga e intercambiamos algunas impresiones sobre su relación. Decidí entonces realizar una lectura de tarot, para tener una mejor impresión de los sentimientos de su marido. Las cartas mostraron a una persona sin demasiada iniciativa en la pareja, pero que atravesaba un momento existencial bastante complicado ya que, si bien era incapaz de tomar decisiones, sí que estaba demandando un auténtico cambio en su relación de pareja, y de no hacer algo su esposa seguramente acabaría abandonando la relación. Entonces realicé un ritual para abrir caminos y, seguidamente, un hechizo de magia blanca con miel para reforzar la relación de pareja. Al cabo de varias semanas volví a contactar con mi amiga y me confirmó que su matrimonio había dado un giro de ciento ochenta grados. Ahora, los dos estaban viviendo una segunda luna de miel, estaban más pendientes de las pequeñas cosas y habían comenzado a tener nuevos e ilusionantes proyectos para el presente y el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *